Ir a Inicio
Bienvenido
¿Ya eres miembro?
 
ir a
 
regístrate Recuperar Contraseña
De Anticonceptivos y Concepción
Mi Embarazo
De Climaterio y Terapia Hormonal
Mi Guía Saludable
Mis Cuidados y Prevención
Ellos Opinan
Noticias
opina sobre la salud femenina
Consultorio Vitual
anecdotas
mensajes
contactanos
calculadoras
eventos
acciones para controlar la influenza
movimiento por su vida
5 pasos para vivir mejor
preguntas frecuentes
ligas interes
Ir al inicio
Home Comunidad /Nota Completa
 
    



Tamaño: A A A
Recomendar Articulo Regístrate para activar este control Regístrate para activar este control Regístrate para activar este control
Calificación:
 
Hemorragias del primer trimestre del embarazo Hemorragias del primer trimestre del embarazo

Alrededor de tres de cada 10 mujeres embarazadas experimentan manchados o sangrado en las primeras semanas de embarazo y la mitad de estas presentará un aborto espontáneo.

Por definición, el sangrado que se presenta antes de las 20 semanas de gestación constituye una amenaza de aborto, pero la mayoría de estos embarazos progresan normalmente. La evaluación dependerá de la historia del paciente, los signos y los síntomas que presente. Es importante señalar que la fecha de la última menstruación es útil para calcular el la edad gestacional.

En pacientes estables, la exploración física debe incluir la documentación del tamaño y posición del útero, la auscultación del latido cardíaco fetal por medio de Doppler (si tiene al menos 10-11 semanas de gestación) y la exploración bimanual para detectar masas o dolor. Si la paciente está estable, se detecta el latido cardíaco fetal, no hay evidencia de dolor o masas ni signos de hemorragia intraperitoneal se puede tener una conducta expectante con vigilancia estrecha de la paciente.

La presencia de una masa e hipersensibilidad regional puede indicar un embarazo ectópico. Hipotensión y otros signos de hemoperitoneo (dolor en hombro, ausencia de peristalsis, distención abdominal, etc.) puede indicar ruptura del embarazo ectópico y requiere de hospitalización inmediata para evaluación.

La exploración con espejo vaginal ayuda a determinar causas de sangrado no obstétricas como cervicitis, vaginitis, cistitis, cáncer, trauma, pólipos así como hemorroides. La observación de dilatación cervical o de productos de la concepción son indicativos de un aborto inminente. En este caso se deben retirar los tejidos que queden por medio de una tracción suave con pinzas de anillo, examinar la presencia de vellosidades coriónicas y realizar un curetage para evacuar todo el tejido uterino. Estudios recientes confirman que el uso de misoprostol es efectivo y seguro para el manejo del aborto. La mayoría de los abortos del primer trimestre ocurren completos y de manera espontánea sin ninguna intervención.

Se deben realizar exámenes de detección de gonorrea y clamidia. La presencia de fiebre y síntomas significativos anexiales o peritoneales hablan de un aborto séptico. El tratamiento en estos casos es urgente, incluye la administración de antibióticos y evacuación uterina.

Si la historia clínica y la exploración física no son suficientes para establecer un diagnóstico definitivo, es necesario realizar un ultrasonido con o sin niveles de gonadrotrofina coriónica humana β–hCG. En un embarazo normal se evidencia el saco gestacional cuando los niveles de β–hCG alcanzan los 1,500 a 2,000 mIU/mL, la “yema gestacional” cuando el saco es mayor de 10 mm de diámetro y la actividad cardíaca cuando la longitud cráneo caudal es mayor de 5 mm. La ausencia de alguno de éstos orienta hacia un embarazo interrumpido.

En el caso de un embarazo ectópico, además de los signos clínicos que orienten hacia este diagnóstico, el ultrasonido transvaginal ayuda a corroborar el diagnóstico al demostrar ausencia de saco gestacional y embrión en útero con niveles de β–hCG  menores a  la edad gestacional. El diagnóstico temprano disminuye notablemente la mortalidad y favorece la conservación de la fertilidad. El tratamiento puede ser laparoscópico o médico (metrotexate) pero debe inpidualizarse según las condiciones presentes.

La localización de productos de la concepción a nivel cervical o un embrión intrauterino sin actividad cardíaca demuestra un aborto incompleto, un aborto inminente o muerte del embrión.

Otras condiciones que pueden presentarse con hemorragia durante el primer trimestre de embarazo son las hemorragias subcoriónicas (hemorragia entre el corion y la pared uterina), enfermedad trofoblástica (proliferación de placentaria trofoblástica en ausencia de feto, mola hidatidiforme) mola parcial (proliferación   trofoblástica con feto). En la hemorragia subcoriónica se debe monitorear la actividad cardíaca y mantener en seguimiento a la paciente. La enfermedad trofoblástica requiere de evacuación quirúrgica inmediata y seguimiento estrecho con niveles de β–hCG por el riesgo de enfermedad metastásica.

En cualquier situación, una adecuada historia clínica y exploración son necesarias para realizar un diagnóstico certero y así ofrecer el tratamiento óptimo que permita solucionar el padecimiento actual y, en la medida de lo posible, planear un futuro embarazo.

Referencia informativa: Deutchman, M. et al., First trimester bleeding, American Family Physician, 2009, 79(11):985-991; Promes, S. y Nobay, F., Pitfalls in First-Trimester Bleeding, Emerg. Med. Clin. N. Am. 2010, 28:219–234

Departamento de Comunicación y Contenido, TodoEnSalud.org

 
4774 ANA LILIA Dice: “MUY BUEN REPORTE DEL TEMA DE HEMORRAGIA DEL PRIMER TRIMESTRE DEL EMBARAZO, GRACIAS POR LA INFORMACION.“
Escribe aquí tu comentario:
Tamaño: A A A
Recomendar Articulo Regístrate para activar este control Regístrate para activar este control Regístrate para activar este control
Calificación :
 
 
   
Inicio

© 2013, Todo en Salud Femenina. Todos los Derechos Reservados. Permiso de SSA 06330022460875.
Por la calidad de la salud.